El nuevo director ejecutivo de Sainsbury's, Simon Roberts, asume su cargo en una época de desafíos inesperados. Si bien esperaba abordar cuestiones como el Brexit, la competencia de empresas como Amazon y Aldi y la fallida fusión con Asda, la pandemia de coronavirus ha remodelado por completo la industria minorista y ha presentado a Roberts nuevos obstáculos que superar.

La pandemia ha tenido un impacto mixto en Sainsbury's. Por un lado, se ha observado un aumento en las ventas de comestibles, a medida que la gente acumula artículos de primera necesidad y cocina más comidas en casa. Sin embargo, la demanda de combustible, mercancías en general y ropa ha disminuido significativamente. Además, es probable que el banco de la empresa registre pérdidas anuales y los costes operativos han aumentado en todo el grupo. Como resultado, las acciones de Sainsbury's han experimentado una caída del 16% en 2020.

Dado que aún son inciertas todas las repercusiones financieras de la pandemia, Roberts enfrenta el desafío inmediato de administrar un equipo que trabaja de forma remota. Este cambio en la dinámica laboral le exige encontrar formas efectivas de comunicarse y liderar a sus empleados. Al mismo tiempo, debe tomar decisiones estratégicas que darán forma al crecimiento a largo plazo de la empresa. Según Mike Coupe, ex director ejecutivo, Roberts debe tomar decisiones que produzcan resultados tanto a corto como a largo plazo.

Una decisión crítica que Roberts debe tomar implica adaptarse a los cambios en el comportamiento del consumidor provocados por el virus y el posterior bloqueo. Esto incluye un mayor énfasis en las compras en línea, menos viajes a supermercados físicos pero un mayor gasto promedio por visita y la creciente popularidad de las tiendas de conveniencia locales. Evaluar cuáles de estos cambios persistirán más allá del período de bloqueo y determinar las inversiones necesarias en tecnología y entrega en línea son vitales para el éxito de Sainsbury's.

Además, Roberts necesitará evaluar el parque de tiendas de Sainsbury, que actualmente comprende más de 600 supermercados, 800 tiendas de conveniencia y 573 tiendas Argos independientes. Tendrá que determinar la configuración más óptima para estas tiendas y decidir si es necesario conservar o vender el impopular banco de la empresa.

Roberts también pronto tendrá una nueva contraparte en la industria, ya que Ken Murphy asumirá el cargo de director ejecutivo de Tesco en octubre. Murphy, un ex colega de Roberts en Boots, enfrentará sus propios desafíos mientras dirige la cadena de supermercados más grande de Gran Bretaña.

En conclusión, el primer día de Roberts como director ejecutivo de Sainsbury's está lejos de lo que esperaba. La crisis del coronavirus le ha presentado desafíos sin precedentes, desde gestionar el impacto inmediato de la pandemia hasta tomar decisiones estratégicas para el crecimiento a largo plazo. Mientras toma las riendas, Roberts debe navegar a través de la incertidumbre y adaptarse al cambiante panorama minorista para garantizar el éxito de Sainsbury's en la era pospandémica.

Enlaces útiles:
BBC: El nuevo director ejecutivo de Sainsbury, Simon Roberts, se enfrenta a decisiones difíciles
The Guardian: el nuevo director ejecutivo de Sainsbury, Simon Roberts, se enfrenta a desafíos inesperados