Frasers Group, anteriormente conocido como Sports Direct y propiedad de Mike Ashley, expresa su preocupación por la decisión del gobierno del Reino Unido de retrasar la próxima valoración de las tarifas comerciales hasta 2023. Las tarifas comerciales son impuestos que se imponen a las propiedades comerciales para respaldar los servicios locales, y han sido una carga inmensa para los minoristas. Inicialmente, el gobierno había prometido una revisión de las tarifas comerciales y había otorgado exenciones para los sectores minorista, hotelero y de ocio durante la crisis de COVID-19. Sin embargo, con el retraso en la revaluación, las tarifas comerciales del próximo año se basarán en los valores de las propiedades de 2015, sin reflejar el verdadero impacto de la pandemia.

En una declaración reciente, Frasers Group enfatizó el estado ya vulnerable de la calle principal y las devastadoras consecuencias del cierre de COVID-19. La empresa criticó al gobierno por descuidar la cuestión crítica de las tarifas comerciales, que están presionando aún más a las empresas en dificultades. Frasers Group argumentó que revisar las tarifas comerciales podría haber alterado significativamente la viabilidad económica de algunas tiendas House of Fraser, incluso aquellas que actualmente no pagan alquiler pero aún enfrentan pérdidas. Como resultado, la empresa tiene la intención de reevaluar la viabilidad de varias tiendas dentro de su cartera.

Las acciones de Frasers Group, propiedad mayoritaria de Mike Ashley con un 64%, cerraron con una caída del 2% a 282 peniques, lo que resultó en una valoración de £1.45 millones de libras esterlinas. Si bien la mayoría de los puntos de venta todavía operan bajo el nombre de Sports Direct, Frasers Group también posee las cadenas House of Fraser y Flannels.

El aplazamiento de la revalorización de las tarifas empresariales ha generado preocupación en el sector minorista, que se ha visto gravemente afectado por la pandemia. Muchos minoristas ya están pasando apuros, lo que provoca importantes pérdidas de empleos. La decisión del gobierno de aplazar la revaluación hasta 2023, basándose en los valores de las propiedades de abril de 2021, ha sido fuertemente criticada por no abordar los desafíos actuales que enfrentan las empresas. Las consecuencias de este retraso en la ya asediada calle principal siguen siendo inciertas, lo que deja a los minoristas preguntándose si se proporcionará más apoyo gubernamental en estos tiempos difíciles.

Enlaces útiles:
1. Orientación gubernamental sobre tarifas comerciales
2. Artículo del Financial Times sobre el impacto de las tasas comerciales en los minoristas