La actual controversia en torno a los zapatos Vaporfly de Nike, que según algunos brindan una ventaja injusta a los corredores, tiene el potencial de impulsar las ventas de la compañía. Mientras continúa el debate sobre si los zapatos deberían permitirse en las carreras, los corredores aficionados que no están sujetos a ninguna posible prohibición pueden estar más inclinados a comprar los zapatos con la esperanza de mejorar su rendimiento.

Según Matt Powell, asesor senior de la industria deportiva de NPD Group, la controversia a menudo conduce a un aumento de las ventas. También mencionó que Nike no ha producido una gran cantidad de zapatillas Vaporfly, por lo que una prohibición no tendría un impacto financiero significativo para la empresa. Los corredores aficionados aún podrían usar los zapatos incluso si se impone una prohibición.

World Athletics, el organismo rector del atletismo, está considerando actualmente sus opciones con respecto a las zapatillas Vaporfly. Pueden optar por implementar una prohibición total o introducir medidas más limitadas relativas a la tecnología de placa de carbono y suela de espuma. Sin embargo, existen preocupaciones sobre la efectividad de una prohibición más allá de los eventos de carreras de élite.

Eliud Kipchoge, que usó Vaporflys durante su maratón de menos de dos horas que batió récords en Viena, apoya el uso de los zapatos y cree que el deporte debería adoptar los avances tecnológicos. Nike, la empresa de ropa deportiva más grande del mundo, afirma en su sitio web que el zapato Vaporfly tiene un "arma secreta incorporada". Sin embargo, la compañía aún no ha respondido a las solicitudes de comentarios sobre la controversia.

Estudios independientes han demostrado que los zapatos Vaporfly, con su placa curva de fibra de carbono en una capa de espuma ligera, pueden mejorar la eficiencia metabólica en un 4%. Es importante señalar que esto no significa necesariamente que un corredor será un 4% más rápido.

Carol Spieckerman, de la consultora Spieckerman Retail, cree que prohibir un calzado que ofrezca un rendimiento excepcional no dañaría la reputación de Nike. De hecho, la controversia podría aumentar potencialmente las ventas de los zapatos Vaporfly.

A pesar de la controversia, las acciones de Nike han experimentado un aumento del 0.5%. Competidores como Under Armour y Skechers USA también experimentaron ligeros aumentos, mientras que Asics Corp cerró con un alza del 2.5%.

Nike es conocida por sacar provecho de productos controvertidos. En la década de 1980, la compañía obtuvo éxito cuando Michael Jordan usó zapatillas rojas y negras que violaban las reglas de la NBA. Nike cubrió hábilmente las zapatillas con barras de censura negras en los anuncios de televisión y luego lanzó una edición "prohibida" de sus zapatillas Air Jordan 1, que se hizo increíblemente popular y contribuyó al éxito multimillonario de la marca.

En general, la controversia en torno a los zapatos Vaporfly podría beneficiar potencialmente a Nike al generar más visibilidad y ventas para el producto. Se implemente o no una prohibición, parece que el debate no ha hecho más que aumentar el interés en este calzado de alta tecnología.

Enlaces útiles:
1. World Athletics sobre la tecnología Vaporfly de Nike
2. Página oficial de tecnología Vaporfly de Nike